Bretaña

Barcelona
Cazorla
Córdoba
Creta
Els Ports
Estambul
Jordania
Marruecos
París
Portugal
Suiza
Tunez

 

La Bretaña, región al norte de Francia,junto con Normandia son la costa francesa del Canal de la Mancha, esto condiciona tanto su

historia como su clima. Costas plagadas de pequeñas islas, altos acantilados y largas playas, forman una combinación espectacular.

Este viaje empieza en Caen aunque no sea Bretaña pues pertenece a Normandia, pero es una ciudad que vale la pena visitar, además

es una buena excusa para acercarse a Mont Saint Michel. Después nos adentramos ya en la Bretaña para recorrer su costa hacia

Finisterre y por ultimo volver hasta Nantes, antigua capital de la Bretaña.

 

Caen

En la confluencia de los ríos Orne y Odon , capital de la Baja Normandia y del departamento de Calvados. Era una pequeña villa cuando , en 1061, Guillermo duque de Normandia fundó dos importante abadías, la Abbaye aux Hommes y la Abbaye aux Dames. Convertido en rey de Inglaterra como Guillermo el Conquistador ordeno erigir un castillo y esto marco el desarrollo de la ciudad que continuarían sus sucesores. Entre finales del siglo XV y principios del XVI Caen vivió un periodo de gran prosperidad, como indican sus mas importante monumentos. A finales del siglo XVII sufrió una segunda renovación con la destrucción de las antiguas murallas y la construcción de numerosos edificios. En 1790 se convierte en capital de uno de los cinco departamentos de Normandia. En 1944 y durante un asedio que duro un mes el 70% de la ciudad quedo destruida, pero rápidamente se acometieron las tareas de reconstrucción consiguiendo recuperar una parte muy importante de sus monumentos

Antigua iglesia de S. Etien

Saint Pierre: situada enfrente del castillo desde donde se puede apreciar su belleza, se construyo a lo largo de tres siglos, empezada en el S.XIII y terminada en 1545, tuvo que ser restaurada tras la segunda guerra mundial.

En las inmediaciones del castillo también encontramos este encantador rincón, son apenas unas decenas de metros y casi todas las casas tienen sus bajos convertidos en restaurantes. además de ser un buen sitio para saciar el hambre vale la pena ver el encanto de sus casas antiguas

Abbaye aux Dames convertido luego en Hospital y mas tarde en hospicio, hoy acoge las oficinas administrativas y el Consejo Regional de la Baja Normandia

 

Mont Saint Michel

A caballo entre la Baja Normandia y la Bretaña, sobre un promontorio de no mas de 80 m. y con un perímetro de algo menos de 1 Km. aparece este pequeño islote convertido en abadía fortificado. Sus mareas de mas de 14 m. de altura que descubren bancos de arena de más de 15 Km. de distancia justo con sus continuas nieblas, acaban por darle ese aire mágico a este complejo.

Su historia se remonta al siglo VIII cuando se construye un pequeño oratorio pero rápidamente se convirtió en meta de peregrinos, en el siglo X se sustituye por una iglesia carolingia y a partir de ahí no para de ir sufriendo transformaciones hasta llegar a su estado actual

La gran rue, después de acceder al pueblo a traves de sus tres puertas fortificadas llegamos a la arteria principal, que nos va llevar hasta la abadía

Quizás uno de los puntos mas bellos del conjunto sea su claustro, con sus dobles pilares en los arcos. desde aquí se puede observar la bahía a traves de unas vidrieras.

Iglesia de Saint Pierre, erigida entre los siglos XI al XV su sencillez contrasta con la magnificencia de la abadía. Detrás encontramos un pequeño cementerio perfectamente cuidado.

Desde la muralla que fortifica la ciudad, podemos observar la inmensidad de la bahía y ver los cambios que en ella ocasionan las grandes mareas.

 

Saint-Malo

Situado sobre un promontorio rocoso en el estuario del río Rance, rodeada de murallas y bastiones encontramos Saint-Malo. Importante centro turístico por sus playas, con un importante puerto pesquero y comercial, dispone de dos estaciones marítimas que la conectan con Inglaterra.

Castillo de Anna de Bretaña

Piscina de agua de mar

Muralla y torre de Saint-Malo

Playas

Dinan

Sin lugar a duda la ciudad con mas encanto de toda Bretaña, su centro histórico plagado de casas y palacios de los siglos XVI-XVIII muy bien conservados saben transmitir su sabor a antiguo, componiendo un escenario arquitectónico sobre el que se erige la curiosa tour de l'Horloge con un antiguo reloj de 1498.

Corniche Bretone

Situada entre las localidades de Perros-Guirec y Trébeurden encontramos este fantástico tramo de costa, formado por rocas de granito. Su color hace que también se le conozca como Côte de Granit Rose. Un sitio para disfrutar de las caprichosas formas con las que la naturaleza nos obsequia de vez en cuando y donde poder contemplar paisajes que difícilmente veremos en otro lugares