Modos de disparo

En todas las cámaras actuales, salvo las profesionales disponemos de múltiples modos de disparo. Esto a veces es un verdadero quebradero de cabeza, pues nos encontramos perdidos con tanto sistema de disparo. ¿Para que sirven? ¿Cual utilizar? esa son las respuestas que voy a tratar de aportar.

Para ello lo primero será ver que hacen cada uno de ellos y así tratar de comprender sus distintas utilidades. Se que va a ser difícil, pues si bien hay algunos que podríamos decir que son universales, luego cada fabricante aporta algunos de cosecha propia, por ello seguro que alguno se queda en el tintero.

Los modos de disparo lo que permiten es la selección de uno, varios o ninguno de los parámetros que determinan el conjunto de la exposición, estos son velocidad, diafragma y sensibilidad ISO. Normalmente están ubicados en una rueda en la parte superior de la cámara.

En esta rueda disponemos de los modos básicos y los modos de escena, como vemos en las dos ruedas superiores. Lo habitual es que los modos básicos sean de acceso directo, mientras que los modos de escena pueden tener un acceso a través de menú, lo mas habitual en compactas o ser directo a través de la propia rueda, mas habitual en reflex.

Antes de empezar convendría un repaso al cuaderno de Conceptos básicos de la fotografía para recordar los términos que vamos a utilizar. Si no os apetece os dejo un glosario simplificado.

 

Diafragma. Apertura del objetivo, determina la cantidad de luz que pasa hacia el sensor o película

Velocidad. Tiempo de que estamos dejando pasar luz hacia el sensor o película

ISO. Sensibilidad del sensor o película. Capacidad de absorber la luz por el sensor o película

Exposición. Exposición a la luz, es el conjunto de la suma de los tres valores anteriores.

Fotómetro. Mecanismo que llevan incorporadas las cámaras encargado de medir la luz que entra hacia el sensor o película

En este punto vamos a hacer un pequeño inciso para ver como funciona el fotómetro.

Esta es la vista mas habitual que tenemos del fotómetro a través del visor. Es una simple escala donde tenemos el cero en el centro, que corresponde a una exposición correcta. Hacia la derecha nos vamos a valores positivos (sobre exposición) y a la izquierda valores negativos (sub-exposición). Cada punto entero se conoce como paso o EV (Exposure Value, valor de exposición) están fraccionados, lo mas corriente es que sean fracciones de 1/3. Se representan en decimales y con el signo positivo o negativo delante; +0.3EV, +0.6EV, +1EV o -0.6EV.

Modos básicos

Los modos básicos son universales, es decir todos los fabricantes usan los mismos y con las mismas funciones. Son cuatro, aunque en las compactas medias o de gama baja se elimina uno, el manual. Estos modos trabajan única y exclusivamente con con los parámetros de exposición, permitiendo en la mayoría de los casos el actuar sobre los sistemas de medición de luz y AF. Estos modos están divididos en tres grupos, manual, automáticos y semiautomáticos. Los semiautomáticos son los dos modos de prioridad, ya que en ellos fijamos nosotros un valor necesariamente y la cámara fija otro.

Manual M

Es el mas básico de todos, aunque el menos utilizado. Carece de automatismos y por lo tanto nos permite un control total de todos los parámetros de disparo; sensibilidad, velocidad y diafragma.

Prioridad de apertura A (Aperture)

Nos permite la selección manual de la sensibilidad, aunque podemos dejarla en automático. Nosotros fijamos un valor de diafragma manualmente y la cámara a través de la lectura que realiza el fotómetro calcula la velocidad adecuada para el disparo.

Prioridad de velocidad S o T (Speed o Time)

Igual que el modo A nos permite la selección manual de sensibilidad. Nosotros fijamos una velocidad determinada y la cámara. a través de la lectura del fotómetro ajusta el diafragma adecuado.

Programa P

Nosotros solo tenemos control de la sensibilidad, es la cámara la que selecciona los valores de apertura de diafragma y velocidad, gracias a la lectura obtenida por el fotómetro.

Automático Auto

En esta función carecemos de control sobre los parámetros de disparo, es la cámara a través de su programa la que controla todos los parámetros, incluso asumiendo el control sobre el sistema de medición en muchos casos.

Compensación de exposición

No es un modo de disparo, pero creo que es importante el explicar su utilidad en este momento.

En los modos automáticos o semiautomáticos, es la cámara la que decide el valor de la exposición, por lo tanto nosotros no dispondríamos de ningún control final. Eso no seria correcto ya que hemos comentado que la cámara puede no leer de una forma correcta la luz que llega al sensor o película, también pude pasar que si siendo correcta no sea la que nos interesa.

Como sistema de corrección disponemos de la compensación de exposición. En ella nos aparecerá la escala del fotómetro y nosotros podremos desplazar el índice hacia un valor positivo o negativo, fijando así una sobre-exposición si queremos aclarar las tomas o una sub-exposición si las queremos oscurecer. En la pantalla de información de la cámara nos aparecerá expresado ese valor de forma numérica Ej.: -0.6EV o +1EV

 

Vamos a ver que utilidades concretas nos aportan unos y otros modos, para ello empezaremos de forma inversa a la que los hemos presentado. Primero veremos los dos modos automáticos, a continuación los semiautomáticos y por ultimo el manual. Creo que es la evolución natural del principiante, empezar por los sistemas mas automáticos he irse complicando poco a poco.

 

Automático: Es el mejor sistema de no fallar en una foto, en un principio y siempre que sea una foto "normal". Es decir no tengamos complicaciones especiales, como objetos en movimiento. La cámara. siempre va a buscar unos valores medios de exposición correctos, si la falta luz subirá el ISO y si le sobra cerrara diafragma. Vamos que no nos tenemos mas que preocupar del encuadre y disparar.

En situaciones de mediciones de luz complicadas podremos modificar el sistema de medición, siempre que nuestra cámara nos lo permita y así mejorar el resultado de la toma, igualmente podremos hacer correcciones con la compensación de exposición.

Programa: Si bien mantenemos el automatismos de velocidad y diafragma, tenemos un control sobre la sensibilidad y sistemas de medición. En el cuaderno de conceptos básicos de la fotografía hablamos de la influencia de subir el valor ISO en el ruido de la imagen, si aumentamos la sensibilidad aumentamos el ruido que genera la cámara, restando nitidez a la imagen. Por lo tanto el poder mantener el control sobre el ISO es más importante de lo que pueda parecer en un principio.

Así que es un modo mas útil que el de automático, ya que nos facilita al máximo la toma y a mismo tiempo nos da un control adicional sobre la calidad, al permitirnos usar un ISO bajo aun en condiciones de luz poco favorables y un control sobre el sistema de medición.

Prioridad de velocidad: Con las prioridades empezamos a poder jugar con las tomas de una forma interesante. El poder controlar la velocidad de disparo nos proporciona un control importante, la capacidad de congelar la imagen. Si tengo un objeto en movimiento y uso una velocidad de disparo baja por ejemplo de 1/30s, el objeto saldrá movido. Si quiero que este salga estático, tendré que usar una velocidad de disparo elevada 1/500s o más dependiendo de la velocidad del desplazamiento.

Pero no es el único factor a tener en cuenta a la hora de determinar una velocidad de disparo. Si usamos una óptica zoom, muy habitual hoy en día y nos vamos a una focal larga, por ejemplo 300mm. Necesitaremos una velocidad de disparo alta para que la imagen no salga movida (trepidación).

¿Porque? Muy sencillo, imaginar que sostenemos un palo en la mano, si el palo es muy largo y hacemos un pequeño movimiento con la mano, ese pequeño desplazamiento se multiplica en la punta opuesta del palo, contra mas largo sea el palo mayor será ese desplazamiento en la punta. Con las ópticas de gran longitud focal pasa exactamente lo mismo, contra mas aumentamos la distancia focal, mas largo es el palo que sostenemos y mayor será la trepidación en el objeto que estemos fotografiando, por lo tanto mayor velocidad de disparo necesitaremos para poder congelar la imagen. Se considera que la velocidad mínima de disparo es igual a una vez y media la longitud focal usada. Es decir si usamos un teleobjetivo de 300mm la velocidad mínima debería de ser 1/500s (300x1,5=450 por aproximación 500), de todas formas en esto también entra el pulso de cada uno.

Prioridad de apertura: La apertura del diafragma es uno de los factores que determina la profundidad de campo, por lo tanto poder jugar con el diafragma nos permite jugar con la profundidad de campo.

En algunas ocasiones nos puede interesar una profundidad de campo pequeña, para poder resaltar un objeto determinado del resto, por ejemplo en retratos. En cambio en otras nos puede interesar todo lo contrario, disponer de una profundidad de campo muy amplia para conseguir que toda la imagen este enfocada, por ejemplo en los paisajes.

Este es el modo adecuado para mantener ese control, fijaremos el diafragma que nos interese, abierto para poca profundidad de campo y cerrado para mucha y la cámara se encargará de fijar la velocidad adecuada para obtener una exposición correcta.

Manual: Es el modo de disparo mas simple en la cámara ya que no interviene ningún automatismo, pero al mismo tiempo el mas complicado de usar, ya que tendremos que fijar nosotros todos los parámetros de exposición.

Si bien nos va a requerir un mayor tiempo el realizar la toma, también nos va a permitir un mayor control en ella. Lo primero que tenemos que ver es como controlamos estos valores.

En esta imagen, vemos la escala de exposición y a su izquierda los valores de velocidad (125) y diafragma (5.6), nos falta la visualización del ISO. Como veis estos valores nos dan una exposición correcta, pero si recordáis en el cuaderno de conceptos básicos, decíamos que esta exposición no es única, sino que existen otras equivalentes.

 

1

2

3

4

5

ISO
100
100
100
200
200

Diafragma

f/5.6

f/4

f/8

f/11

f/5.6

Velocidad

1/125

1/250

1/60

1/60

1/250

Todas las exposiciones representadas en la tabla anterior son equivalentes entre sí, es decir son exposiciones igualmente correctas a la de la imagen anterior, pero nos darán resultados distintos en cuanto a congelación de imagen, profundidad de campo y ruido.

Creo que lo mejor es que veamos un ejemplo practico.

Supongamos que vamos a realizar una toma con un teleobjetivo de una distancia focal de 200mm y que la primera medición realizada es la de la imagen anterior, es decir 1/125s y f5,6 con un ISO 100 (columna 1)

La velocidad mínima de disparo para la focal de 200mm sería de 200x1,5=300, es decir 1/300s. Como 1/300s no es una velocidad estándar acudimos a la mas cercana que serían 1/250s.

Por lo tanto tendríamos que subir la velocidad de 1/125 a 1/250, es decir quitar un paso de luz. El índice de la escala se nos desplaza a -1EV, tendremos una foto sub-expuesta en un punto de luz.

Para compensar ese punto de luz tenemos dos opciones, abrir el diafragma un punto f/4 (columna 2) o subir el ISO un punto 200 ISO (columna 5). Con lo que el índice de la escala volvería al 0. Evidentemente usaremos la que mas nos convenga, sacrificando nitidez en el caso del ISO o profundidad de campo en el caso del diafragma.

Como veis no es tan complicado, requiere un poco de practica, pero tenemos un aliado importantísimo para trabajar en este modo que es el fotómetro, el nos irá dando en todo momento la información exacta de como tenemos la exposición, permitiendonos hacer las correcciones oportunas.

Si en lugar de trabajar en manual estuviésemos trabajando con prioridad de velocidad, simplemente fijaríamos la velocidad de 1/250 y seria la cámara la que haría el resto de ajustes.

 

Modos de escena

Los modos de escena son modos totalmente automáticos e incluyen los sistemas de medición mas apropiados para el tipo de escena que vamos a fotografiar, igualmente pueden variar el balance de blancos con el fin de conseguir unos resultados mas satisfactorios. No nos permiten ningún tipo de ajuste, pero a cambio nos garantizan una fotografía con una exposición casi perfecta.

Como comentamos anteriormente no son unos modos estándar, si no que cada fabricante y cada modelo incorporan los suyos propios y con los parámetros concretos que consideran oportunos. Por lo tanto pueden haber diferencias entre una cámara y otra. De todas formas hay unos que son los mas habituales y se comportan casi igual en todas las cámaras, por lo tanto vamos a centrarnos en ellos.

Retrato: profundidad de campo pequeña, diafragma muy abierto, para conseguir un desenfoque de fondo. Lo normal es que use una medición puntual o de área reducida, para favorecer el enfoque en un plano corto.
Paisaje: Gran profundidad de campo, diafragmas cerrados, medición matricial. Para garantizar una gran profundidad de campo y un enfoque amplio.
Deporte: Velocidades de obturación altas, enfoque automático continuo. Destinada a a sacar objetos en movimiento, por ello se prioriza la velocidad y se usa un enfoque continuo para poder seguir los objetos con la cámara.
Macro: Solo disponible en cámaras compactas, reduce la distancia de enfoque, busca diafragmas cerrados para compensar la poca profundidad de campo que significa la poca distancia al objeto.
Puesta de sol: Medición matricial, tiende a sub-exponer, para acentuar el efecto contraluz y favorecer las sombras marcadas. Ajusta el balance de blancos a un punto mas cálido para favorecer los tonos rojizos.
Retrato nocturno: Sensibilidad ISO al mínimo disponible, combina una exposición larga para sacar el fondo con un disparo de flahs en el ultimo momento (cortinilla trasera) para sacar la persona en primer plano.
Retrato con paisaje: Es una variante del paisaje, busca todavía una mayor profundidad de campo cerrando mas el diafragma, para poder sacar tanto a la persona en primer plano como el paisaje al fondo. Medición matricial.
Paisaje nocturno: Tiempo largo de exposición, necesario trípode, usa ISO bajo para contrarrestar el ruido que se produce en las zonas oscuras. Medición matricial

Sabiendo como funcionan podemos sacarles el mayor partido incluso usarlos en situaciones que a priori no son para las que están pensadas.

Por ejemplo:

Deporte, nos sirve en cualquier situación en la que tengamos objetos en movimiento. Si queremos fotografiar un ave en pleno vuelo o incluso a un niño jugando en un parque.

Paisaje, cualquier situación en la que tengamos que sacar espacios amplios con una gran profundidad de campo, como puede ser una foto de un grupo amplio.

Retrato, no necesariamente tiene que ser de una persona, puede ser un animal incluso una planta o un bodegón, es decir cualquier situación en la que tengamos un motivo central y nos interese aislarlo del resto.

  Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.