Estambul

Barcelona
Bretaña
Cazorla
Córdoba
Creta
Els Ports
Jordania
Marruecos
París
Portugal
Suiza
Tunez
Bizancio como capital del imperio Bizantino, Constantinopla como capital del imperio romano de Oriente, Estambul como capital del imperio Otomano, a caballo entre Europa y Asia, es una de esa ciudades que no hay que perderse, muchas veces se visita durante dos o tres días dentro de una viaje por toda Turquía, Capadocia, Pamukkale etc. Creo que es un error, Estambul es una ciudad enorme y con muchas cosas que visitar, no solo Santa Sofía o la Mezquita Azul, sus palacios tanto el de Dolmabache como Topkapí, la cisterna, la infinidad de mezquitas que hay, un pequeño crucero por el Bósforo o simplemente deambular y perderse por ella, que al final es la mejor forma de conocer cualquier ciudad.
 
Santa Sofía

Con formas muy simples es la imagen típica de cualquier mezquita,lo que mucha gente desconoce es que en su origen fué construida como iglesia cristiana en la época bizantina, prueba de ello son los pocos restos de mosaicos que quedan en su interior. Aunque muy deteriorados son de una belleza extraordinaria. se supone que originalmente todas sus paredes estaban recubiertas de mosaicos, pero al ser transformada en mezquita y dado que la religión musulmana no permite la representación de figuras humanas fueron eliminados, quedando solo estos pequeños restos.

 

 
La mezquita Azul
Sultán Amet Camii es el nombre real de esta mezquita, situada justo enfrente de Sta. Sofía, creo que mas que rivalizar en belleza se complementan, frente a las formas sobrias de Sta. Sofía destacan los elegantes minaretes, nada menos que seis y las flamantes cúpulas, mas de mil años las separan. Una vez en su interior entendemos el sobrenombre de Mezquita Azul, pues la luz coge ese tono debido a la utilización masiva de azulejos de Iznir.
 
Topkapi
El palacio de Topkapi fue la residencia de los sultanes y el centro político durante cuatro siglos. Impresionante palacio e impresionante emplazamiento desde donde se domina el Bósforo, El Cuerno de Oro y el Mar de Marmara. Construido sobre la antigua acrópolis de Bizancio entre los años 1465 al 1478, destacan sobre todo su harén y las cocinas con una de las mas importantes colecciones de cerámica del mundo.
 
Los bazares
En Estambul los Bazares no son barrios llenos de tiendas, son grandes edificios donde encontramos los mercados, los mas conocidos son dos el de las especias y el gran bazar

El gran bazar

El gran bazar el mas conocido, cientos de pequeños puestos se distribuyen en sus estrechas callejuelas, la mayoría son de venta de recuerdos para turistas, pero si te pierdes un poco, encuentras tiendas de tapices tradicionales o joyerías donde poder hacer buenas compras.

El bazar de las especias

El Bazar de las especias, mucho mas pequeño que el gran bazar, como su nombre indica esta dedicado en exclusiva a la venta de especias. Aquí se mezcla la intensidad de los olores con un espectáculo para la vista por la mezcla de colores de los sacos de especias.

El Bósforo
Estrecho que une el Mar Negro con el Mar de Marmara y que separa Europa de Asia, un corto paseo por el nos puede hacer descubrir una serie de pequeños palacios a una y otra orilla. Puedes hacerlo con una agencia local en un yate de lujo con todas las comodidades o puedes contratar una pequeña embarcación en el puerto que te hará el recorrido a tu medida por un módico precio, tu eliges pero es una agradable forma de pasar una tarde, yo elegí la segunda.
Kariye camii

Mezquita de la Conquista, así es como los otomanos rebautizaron al convertirla en mezquita en 1591. Iglesia de San Salvador in Chora, construida en el siglo XIII, conserva unos frescos y mosaicos, para mi muy superiores a los de Santa Sofía, un poco alejada de las principales rutas de los turistas, pero es un punto imprescindible en una visita a Estambul, puedes coger un taxi o un autobús para llegar hasta ella pero lo que no puedes es perdértela.

La ciudad europea

 

La calle Mayor de Pera une el antiguo barrio de la Pera, actualmente Beyoglu, con el barrio de Gálata, a lo largo de esta avenida encontramos antiguos liceos, embajadas e iglesias de distintas confesiones. Recorrida por un antiguo tranvía, sorprende al visitante una ciudad con una arquitectura totalmente europea. Esta zona con sus avenidas y llena de cafés y cines contrasta con los antiguos barrios, llenos de bazares y pequeñas calles.

 

La Torre Galata

Unico resto de las antigua murrallas genovesas del siglo XIV, es hoy en día un magnifico mirador de la ciudad, no tanto por su altura, solo 68 metros sino por su ubicación, que nos permite unas vistas incomparables
Dolmabaçhe
El palacio de Dolmabaçhe es una muestra de la occidentalización de los ultimos Sultanes, construido en 1844 siguiendo los canones del barroco europeo. Situado a la orilla del Bosforó esta compuesto por el edificio principal, con 285 habitaciones de las cuales 45 son salones y el haren un edifició anexo que es donde el sultan hacia su vida privada. Dispone de unos inmensos jardines por los que merece la pena pasear. A nivel de curiosidad hay que decir que es donde residio y murio Ataturk y que todos los relojes del complejo estan parados en la hora de su muerte.